Follow by Email

martes, 17 de septiembre de 2013

Padre Tito, mi amigo.

Hoy no se como explicarles que siento que me carga la chingada...
de esos días en los que no se te antoja poner pie fuera de la cama, al pasar las horas te enteras de porque...
Una gran persona, PORQUE ME CONSTA, un gran ser humano, PORQUE ME CONSTA, un hombre entregado a su fe PORQUE ME CONSTA... UN GRAN AMIGO, DE NUEVO, PORQUE ME CONSTA se fue hoy de esta tierra, después de una larga lucha contra el cáncer, el como gran soldado, de pie, afrontándolo, dándole la cara todo el tiempo lucho, yo lo vi, yo lo cuide, yo lo vi resurgir 2, 3, 4 veces, de manera que llegue a pensar que como buen sierreño, invencible, fuerte como roble... si lo era, su fe invencible y sus palabras de razón... Me acuerdo toda la carrilla que le eché, los consejos que me dio.. Me acuerdo que una vez, cuando yo estudiaba en obregón, el se cayó del techo de su casa por andar arreglando no se que cosas, llegue a la parroquia a no se que asunto con mi mamá, lo vi, y lo abracé fuerte, pego tal alarido que me asuste y me reí al mismo tiempo, resulta que traía un cabestrillo porque se le había roto el brazo y yo lo lastime, nadie lo tomo a mal, todos nos reímos de mi imprudencia... o como cuando salió de la parroquia y no quería tomarse la foto para poner en seguida de los otros párrocos, necio como chiquito, las viejitas de la iglesia traían una revolución por eso, el no quería y no quería sacarse la foto nada mas porque ellas decían fui yo a donde estaba, saque mi cámara, tendí una sábana para que fuera el fondo, llevaba preparado ya el saco y click, salió la foto que ahora esta impresa en 18 x 20 en las oficinas de la parroquia del sagrado corazón de jesús en navojoa. Era increíble, después de una operación en la que casi lo dejan sin pulmones, ver como se recuperaba, ver como nunca dejo de orar... por eso yo creo en Dios, porque lo vi en sus ojos, lo vi en su fe. Ya tengo que dejar de llorar, porque se que ese hermoso ser está donde el debe estar, a su lado... El no tenia miedo a morir, pero sé que amaba vivir, cuando cantaba canciones junto con la señorita Tela que solo ellos conocían, tan viejas como el río, su voz fuerte y grave, su forma de reir que te hacía reir, el "Jaa Jaa Jaa" grave y pausado... las veces que aconsejo a mi mamá para que limaramos asperezas, de las pocas personas que siempre tienen tu numero, que te buscan solo para decir "hola, como estas?" cuando lo hice caminar por toda la colonia Roma buscando un lugar que por terca no lo escuche y al final el tenía la razón, pero paciente caminaba a pesar de estar cansado. Sonriente, amable, fuerte, luchador, hombre de fe, así te voy a recordar padre tito, mi amigo padre tito, donde quiera que estés tu sabes que siempre te voy a recordar con mucho cariño.